Envío GRATIS a todo Chile sobre $60.000

10 Formas de Usar El Cojín Sensorial en Niños con Autismo

Vaya, tener un cojín inestable puede ser un verdadero juego cambiante para los niños que necesitan ese estímulo sensorial extra! Aquí tienes 10 formas super útiles de utilizar un cojín wobble para ayudar a tu pequeño a mantenerse centrado y mejorar su coordinación y balance. ¿Listo para darle un giro divertido al aprendizaje y el juego? ¡Empecemos!

#1 Como ayuda para sentarse

Coloca el cojín wobble en una silla o en el suelo para que tu hijo tenga que esforzarse un poco más para mantenerse sentado. Esto no solo mejora la postura sino que también fortalece el núcleo. ¿Quién dijo que sentarse tenía que ser aburrido?

#2 Actividades en grupo

¿Tu hijo participa en actividades después de la escuela o durante el tiempo de conversación en círculo? Sentarse en el cojín durante estas actividades puede darle ese estímulo sensorial necesario para concentrarse mejor.

#3 Entrenamiento de balance

Desafía a tu hijo a pararse en el cojín y mantener el equilibrio. Esta es una manera excelente de mejorar su coordinación y conciencia corporal. Puede ser un poco tambaleante al principio, pero es ahí donde está la diversión y el aprendizaje.

#4 Pausas sensoriales

Usa el cojín durante las pausas sensoriales para permitir que tu hijo se relaje. Puede sentarse o acostarse en el cojín mientras realiza ejercicios de respiración profunda o mientras escucha música relajante.

#5 Apoyo para la tarea

Colocar el cojín en la silla o en el suelo puede convertir un aburrido escritorio de tarea en una estación de trabajo dinámica que ayuda a tu hijo a mantenerse mentalmente activo y enfocado.

#6 Caminos sensoriales

¡Crea un camino sensorial con varios cojines en el suelo! Tu hijo puede caminar, saltar o brincar de un cojín a otro, lo cual es genial para sus sistemas propioceptivo y vestibular.

#7 Juegos de coordinación

¿Qué tal un juego de lanzar y atrapar una pelota mientras está parado en el cojín? Estos juegos son perfectos para desafiar su equilibrio y habilidades de coordinación de manera divertida.

#8 Soporte para el escritorio

Si tu hijo suele moverse mucho mientras hace sus deberes, colocar el cojín en su silla de escritorio puede ofrecerle ese movimiento constante que necesita para concentrarse mejor.

#9 Ejercicios sentados

Mientras está sentado en el cojín, tu hijo puede realizar ejercicios como levantar las piernas, tocar con los pies o hacer rotaciones de tronco. ¡Es una forma estupenda de trabajar esos músculos mientras se divierte!

#10 Actividades de integración sensorial

Combina el cojín con otras actividades de integración sensorial. Por ejemplo, atrapar y lanzar un saquito de arena mientras está sentado o parado en el cojín puede ser un excelente ejercicio para mejorar sus habilidades de procesamiento sensorial.

Recuerda, cada niño es único, así que es clave adaptar estas actividades a sus necesidades y preferencias. Observa cómo reacciona y ajusta las actividades para asegurarte de que sean positivas y beneficiosas. ¿Te imaginas todo lo que podrán aprender y explorar juntos con estas ideas? ¡Seguro que sí!

Scroll al inicio